• Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Vimeo - White Circle
  • YouTube - White Circle

© 2015 ELS FILMS DE LA RAMBLA S.A. ||  VENTURA PONS

Sis personatges - arquetips contemporanis de la solitud urbana - es troben en un pis vell de l'Eixample de Barcelona. Un matrimoni d'ancians, el germà d'ella i tres rellogats: una dona rossa, que dóna classes de francès, un jove vigilant de seguretat, ex-futbolista, i una noia sudamericana, embarassada.

 

VENTURA PONS

2007
BARCELONA UN MAPA
BARCELONA UNA MAPA

Sis personatges - arquetips contemporanis de la solitud urbana - es troben en un pis vell de l'Eixample de Barcelona. Un matrimoni d'ancians, el germà d'ella i tres rellogats: una dona rossa, que dóna classes de francès, un jove vigilant de seguretat, ex-futbolista, i una noia sudamericana, embarassada.

 

L'ancià, antic porter del Liceu a qui li agrada transvestir-se, els reuneix a tots per a demanar-los que se'n vagin, ja que s'ha de morir i vol estar sol en el tram final de la seva vida.

 

A l'anodí pis barcelonès, l'incest, l'homosexualitat i l'adulteri es creuen en la vida dels personatges... mentre assistim al pas del temps a la ciutat mediterrània.

 
BARCELONA UN MAPA
VO/
 
BARCELONA UN MAPA
VO/
 
BARCELONA UN MAPA

UN MAPA MOLT ESPECIAL

 

Porto llegint i seguint al teatre, sempre que m’és possible, la prolífica obra de Lluïsa Cunillé des que la va donar a conèixer fa més de quinze anys el Teatro Fronterizo amb el seu primer text representat, que crec que va ser Rodeo, a la temporada 92-93 al Mercat de les Flors de Barcelona. Sempre em va semblar una autora interessantíssima, inquietant, moltes vegades hermètica, però molt propera i amb un món poètic interior dels més fascinants dels autors contemporanis europeus.

 

Fa tres anys va estrenar - enlluernant la Sala Becket, per a mi el bressol, el santa sanctorum, el màxim referent creacional de la nova dramatúrgia catalana: bravo, bravo per la feina de Sanchís Sinisterra i de Toni Casares! - un gran text, Barcelona, mapa d’ombres, que, mig amagat entre una programació de mirades sobre la nostra ciutat, em va deixar commogut, emocionat, amb ganes de no aixecar-me de la butaca, disposat a assistir de nou al ritual de la seva representació. Un món poderós, una història plena de cavitats, uns personatges tremendament construïts. Més endavant, el text, gràcies al bon olfacte de Josep Maria Pou, va saltar al CDN de Madrid i… els grans textos sempre tindran un llarg recorregut.

 

Sis personatges – arquetips contemporanis de la solitud urbana - es troben en un pis vell de l’Eixample de Barcelona. Un matrimoni d’ancians, el germà d’ella i tres rellogats: una solitària dona rossa, que dóna classes de francès i només surt a la nit; un jove vigilant de seguretat, ex-futbolista a qui la seva dona ha abandonat; i una noia sudamericana, embarassada. L’ancià, antic porter del Liceu a qui li agrada transvestir-se, visita a les dues dones per a demanar-los que se’n vagin, ja que s’ha de morir i vol estar sol en el tram final de la seva vida. Això mateix fa la seva dona amb el vigilant, a la vegada que rep la visita del seu germà, metge i homosexual, a qui no s’atreveix a demanar-li un fals certificat de defunció. Al final de la trama descobrirem les intencions del matrimoni en un tour-de-force, absolutament emotiu i genial, que gairebé frega el grand guignol, enmig de la poètica més delicada. Així és aquest microcosmos, paradigma d’una societat en el passat vencedora però actualment en descomposició, on l’incest, l’homosexualitat i l’adulteri es creuen en la vida dels personatges... mentre assistim al pas del temps a la ciutat mediterrània.

 

Estic molt d’acord amb Marcos Ordóñez quan escriu: No falta ni sobra nada en este texto. Todo es importante, nada es "simbólico" o "significativo". No hay costumbrismo. No hay opacidad. Porque su tono es inusual. No es una autora difícil, como se ha dicho. Es una autora clara: lo que sucede es que hay demasiado ruido, demasiado tintineo a su alrededor. Y es una autora mayor, que quedará, cuando caigan las etiquetas y la pereza receptiva.

 

Aquest món terminal d’una societat que s’acaba, que menteix i es descomposa, em permet mirar novament uns personatges que em semblen parents d’altres desesperats perdedors solitaris que he tingut l’oportunitat de presentar en treballs previs. Suposo que una de les coses que més em va atraure per portar el text de la Cunillé al cinema va ser precisament la gran riquesa dramàtica dels protagonistes, i del difícil moment que viuen, i la tendresa que em provoquen. Sentia com si fossin vells coneguts meus, com si sortissin de Carícies o deLa Rossa del bar o d’Amor Idiota… Sempre he sentit un gran afecte per la gent sola, desesperançada, que ja no tenen força per lluitar per un món millor, ja que no el veuen possible a les seves vides.

 

Tot això em va portar a plantejar-me la pel·lícula com una obertura dels actes del text, i més basant-se en una peça tan tancada de contingut i d’acció. Però en comptes de fer una fàcil obertura d’“exteriors”, he buscat l’obertura en el propi interior dels personatges. Vaig tramar un guió que, a banda d’unes petites seqüències presentatives dels personatges, que precedissin cadascun dels cinc actes, estigués ple de flashos que tinguessin més a veure amb el subconscient, amb l’estat anímic que viuen aquestes criatures desvalgudes, que amb la seva realitat quotidiana. Un cop acabat el muntatge, quan el guió ja no és blanc sobre negre sinó que finalment s’ha convertit en la teva pròpia visualització de la història, el resultat em recorda una mica el concepte narratiu de la meva primera pel·lícula, Ocaña, retrat intermitent, rodada precisament ara fa trenta anys, on també buscava la veritat del personatge a través d’unes intermitències, a manera de provocacions de la memòria que completen/configuren el retrat del personatge. En la posada en escena de Barcelona (un mapa) he intentat separar els dos móns contraposats, el real rodat d’una manera neta i serena i el més oníric, el dels flashos, que visualitzo per a explicar aquest més enllà dels límits aparents de cadascun dels habitants del pis de l’Eixample.

 

Per acabar, una cosa amb la qual hauria hagut de començar. Sense la complicitat dels grandíssims actors que han acceptat crear aquests personatges, aquesta pel·lícula no s’hagués pogut realitzar. El meu agraïment més sincer a tots ells, en particular al duo protagonista, Núria Espert i Josep Maria Pou, que són els que aguanten l’armadura de tota l’estructura narrativa. Amb ells dos només havia treballat una vegada, amb la Núria aActrius i amb en Pou a Amic/Amat i hem tingut la sort de trobar novament uns personatges que ens han permès reunir-nos i gaudir de i amb la feina. Tant els assajos com, sobretot, el rodatge, seran uns dies difícils d’oblidar, per aquest gaudi especial, intens, que perceps quan intueixes que assisteixes a la creació d’una cosa única que podràs compartir després amb l’espectador. Tant de bo la sort que vam tenir en aquestes dues pel·lícules torni a acompanyar-nos aquesta vegada. Amb ells, la meva estimadíssima i vella còmplice, Rosa Maria Sardà, i els magnífics Jordi Bosch, María Botto i Pablo Derqui.

 

Els directors sempre donem la cara pels projectes, però la veritat és que el cinema és un art col·lectiu on les responsabilitats, canalitzades pel director, són diverses. Ha estat un plaer repetir amb el meu equip: Mario Montero a la fotografia, Carles Cases a la música, Pere Abadal com a muntador, Bel·lo Torras a la direcció artística, Maite Fontanet que ha organitzat una producció meva per primera vegada... A tots ells mil gràcies per la seva amistat i dedicació. Ens coneixem de moltes batalles que sempre hem plantejat buscant la màxima coherència.

 

Ventura Pons

 
BARCELONA UN MAPA

Una producció d’

d'ELS FILMS DE LA RAMBLA, S.A.

 

amb la col·laboració de

TELEVISIÓN ESPAÑOLA, S.A.

TELEVISIÓ DE CATALUNYA, S.A.

 

Guió, Direcció i Producció

VENTURA PONS

 

Basat en l'obra

BARCELONA, MAPA D'OMBRES de LLUÏSA CUNILLÉ

 

Directora de Producció

MAITE FONTANET

 

Música

CARLES CASES

 

Fotografia

MARIO MONTERO

 

Muntatge

PERE ABADAL

 

Art Director

BEL·LO TORRAS

 

So Directe

NATXO ORTÚZAR

 

Laboratori

IMAGE FILM, S.A.

 

Estudi Muntatge

AMADEUS POSTPRODUCCIÓN, S.L.

 

Distribuïda per

FILMAX

 

 
BARCELONA UN MAPA
 
BARCELONA UN MAPA

Festivals:

Toronto i Montréal (Canadà)

Roma i Torino (G&L) (Itàlia)

New York (Lincoln Center)

Los Angeles (American Cinematheque)

Chicago, San Francisco, Jacksonville, Boston, Miami, Tiburon i Port Townsend (US)

Moscou (Rússia)

L’Havana (Cuba)

Swansea (Congrés ACS) (Gal·les, UK)

Belgrad (Sèrbia)

Istambul (Turquia)

Lisboa i Lisboa (G&L)(Portugal) 

Varsòvia (Polònia)

Bern (Suïssa)

Lima (Perú)

Bogotà (Colòmbia)

Santo Domingo (República Dominicana)

Espoo (Finlàndia)

Piestany (Eslovàquia)

Mèxic (Mèxic)

Toulouse, Montpellier, Villeurbanne-Lyon i Nantes (França)

Heidelberg (Alemanya)

Reykjavik (Islàndia)

Melbourne (Austràlia)

Sofia (Bulgaria)

Cambridge (UK)

Mèxic D.F. i Monterrey (Mèxic)

Chicago, Washington & San Francisco (EUA)

Guatemala (Rep. Guatemala)

Asuncion (Paraguay)

Tallin (Estonia)

Quito (Ecuador)

La Paz (Bolivia)

Budapest (Hungria)

Hamburgo (Alemania)

Astana (Kazajistán)

Tirana (Albania)

Jartum (Sudan)

Milan (Italia)

Libreville (Gabón)

Vilna (Lituania).

Freiburg ( Alemanya)

Guatemala, La Antigua Guatemala, Quetzaltenango i Escuintla (Guatemala)

Marsella ( França)

 

Premis: 

Premi Idem 2008. Ventura Pons: Premi Respect 2008.

Josep Maria Pou: Premi Zinegoak 2008.

Festival de Lisboa (G&L): Josep Maria Pou (Millor actor) i Núria Espert (Millor actriu).

Festival de Toulouse: Ventura Pons (Millor guió).

Nominacions Premis Barcelona: Millor Pel·lícula Catalana i Carles Cases (música).

Nominacions Goya 2008: Ventura Pons (Guió adaptat).

Nominacions Premis Butaca: Millor Pel·lícula, Josep Maria Pou, Jordi Bosch i Pablo Derqui (Millor Actor) i Núria Espert (Millor Actriu).

BARCELONA UN MAPA

El pozo humano y un Pou magistral

 

Analista muy crítico de la vida matrimonial, el escritor británico Henry Fielding se refirió a “este monstruoso animal compuesto de un esposo y una esposa”. Ignora este opinante si Lluïsa Cunillé tuvo en cuenta tan pesimista afirmación al escribir su magnífica pieza teatral Barcelona, mapa d’ombres, trasladada ahora al cine por Ventura Pons. La suya es una película escalofriante, con un aliviador contrapunto irónico. El matrimonio sirve aquí de metáfora, política y de toda una ciudad, a partir de la soledad de un grupo de personas que viven en aparente comunidad: el matrimonio propietario de un piso y sus tres realquilados.

 

En este microcosmos social, donde la palabra tiene el mismo valor que el silencio, Ventura Pons consigue la proeza de conciliar cine y teatro de manera admirable. No sólo por la utilización de –digamos- subterfugios fílmicos como el flashback o el tratamiento cromático de algunas imágenes, sino porque no intenta camuflar el origen escénico del material con que trabaja, potenciándolo visualmente.

 

La progresión narrativa resulta aquí fundamental para atrapar al espectador. Los casi monólogos iniciales de la profesora de francés (Rosa Maria Sardà), la cocinera argentina (María Botto) y el joven empleado de seguridad (Pablo Derqui) sirven de pórtico al demoledor mano a mano entre los cónyuges, servido magistralmente por Josep María Pou y Núria Espert, con la adición del hermano de ella (Jordi Bosch), donde se recrean secretos y mentiras familiares enterradas durante décadas. Este matrimonio constituye una dolorosa alegoría de quienes, creyéndose vencedores, siguieron en el bando perdedor. “Ganaron la guerra, pero perdieron la paz”, ha declarado Ventura Pons, que al final de su película repite las imágenes de archivo de los títulos de crédito. Las de una Barcelona hambrienta que se lanzó a la calle para aclamar la entrada de las tropas franquistas. En esas imágenes reside la clave de una espléndida película sobre la derrota perpetua.

Lluís Bonet Mojica

La Vanguardia

Almas pequeñas

 

Como quien quema el Gran Teatro del Liceo sin moverse de su habitación, Lluïsa Cunillé escribió Barcelona: Mapa d'ombres, estrenada en la sala Beckett de la Ciudad Condal en marzo de 2004, para un ciclo de miradas sobre la ciudad que, ni en el mejor de los pronósticos, podía haber soñado con una disección tan precisa, lúcida e incómoda del alma colectiva de una urbe que se sueña inmaterial, pero se revela tan pequeña que cabría (realquilada) en un piso del Ensanche. A propósito del estreno, escribía Marcos Ordóñez en las páginas de este diario el 20 de marzo de 2004: “No falta ni sobra nada en este texto. Todo es importante, nada es 'simbólico' o 'significativo'. No hay costumbrismo. No hay opacidad. Lluïsa Cunillé ha dado un gran salto con esa obra, pero sigue siendo escandalosamente desconocida fuera de Cataluña. Porque su tono es inusual. No es una autora difícil, como se ha dicho. Es una autora clara: lo que sucede es que hay demasiado ruido, demasiado tintineo a su alrededor. Y es una autora mayor, que quedará, cuando caigan las etiquetas y la pereza receptiva”. La película de Ventura Pons cumple, de entrada, una función ejemplar: servir de caja de resonancia a un texto teatral excepcional, audaz, que marca la conquista de un tono y la consolidación de la etapa de madurez en la perseverante trayectoria de una autora que, de haber desarrollado su labor en un contexto más receptivo a la insularidad y a la discreción del genio, ya llevaría tiempo cargando con la etiqueta de auténtico fenómeno. Pons vuelve a revelarse poseedor de virtudes infrecuentes entre los cineastas de aquí: tener las antenas muy bien orientadas a lo que se cuece en la escena teatral y escoger con muy buen gusto sus fuentes de inspiración.

 

Es muy difícil contar Barcelona (Un mapa), porque lo mejor es adentrarse en el microcosmos oscuro, humanísimo, marciano, miserable y conmovedor que levanta la autora dejándose llevar (y ganar) por su esquinado humor, sus calculadas cargas de profundidad y mala leche, sus virajes hacia lo poético y lo fantástico. Baste insinuar su excusa argumental: una pareja de ancianos comunica a los huéspedes que tiene realquilados en su viejo piso del Ensanche que ha llegado la hora de mudarse. El anciano, con las horas contadas, quiere morir en casa. Entre los personajes hay una profesora de francés, lúcida y desencantada, cuyo hijo arquitecto ha contribuido a construir la nueva Barcelona de diseño y asepsia, una joven camarera inmigrante embarazada y un guardia de seguridad abandonado por su esposa, con Edipo insatisfecho y una abandonada carrera como futbolista. También aparece el hermano de la casera, un médico que sueña con incendiar la ciudad, aunque el poder para hacerlo estará en otro rincón de esta historia de transformismos, endogamias, combustiones espontáneas e inconvenientes emergencias de la memoria histórica.

 

Este universo mal ventilado, pequeño y mezquino, culpable y claustrofóbico, pero con la potencialidad de una liberadora autodestrucción, es llevado a la pantalla por Pons con una opción estilística que resulta un tanto discutible: frecuentes flashes rompen el ritmo, la cadencia y, sobre todo, la atmósfera del relato, delatando cierta inseguridad a la hora de jugar a fondo la carta de la rigurosa estrategia conceptual de Cunillé. Sería interesante ver un remontaje sin esas interferencias: no sería una película fácil, pero sí excelente teatro destilado en buen pulso cinematográfico. Más comprensible es la apuesta por el star-system: aunque cueste olvidar el deslumbrante trabajo del reparto original -encabezado por Mon Plans y Alfred Luchetti-, la película -con, para empezar, Pou, Espert y Sardà- deja colmado al más insaciable degustador de interpretaciones sobresalientes.

Jordi Costa

El País

Nuria Espert y Pou en Barcelona

 

Un complot para estafar al Estado, un anciano que disfruta vistiéndose de mujer, un incesto consentido, adulterio, un cáncer terminal, un médico homosexual que frecuenta chaperos, un vigilante con complejo de Edipo y una pistola, una emigrante embarazada de un hijo bastardo y, más allá todavía, un hombre con asombrosos poderes kiroquinéticos, de los que entusiasmarían a Iker Jiménez... Todos conviviendo en un mismo piso del Ensanche de Barcelona, atrapados por su soledad y sus fantasmas. Pero no. No estamos ante una extraña versión de La 13 Rue del Percebe, ni ante un culebrón inverosímil o un folletín desquiciado, aunque las historias de estos personajes son dignas del Gran Guiñol. Estamos frente a la última y elegante película de Ventura Pons, Barcelona (un mapa), fiel adaptación de la obra dramática homónima de Lluïsa Cunillé, que lejos de ocultar su origen teatral, aunque a veces lo disimule con insertos documentales y agradecidos saltos al exterior, tiene su principal baza en una ajustada y eficaz puesta en escena y, naturalmente, en el prodigioso trabajo de sus protagonistas.

 

Aunque todos los actores se muestren tan comedidos y ajustados como convincentes, qué duda cabe que Núria Espert y Josep Maria Pou, como el anciano matrimonio protagonista, se llevan la parte del león, haciendo totalmente creíble no sólo sus literarios diálogos, sino también sus personajes singulares y oscuros. Singular oscuridad en la que radica el gran acierto de la película tanto como de la obra original. Bajo una capa de aburrida normalidad burguesa, de vidas grises con recuerdos del pasado aparentemente más grises todavía, se esconden secretos dignos de los atormentados personajes de Tennessee Williams. Esqueletos en el armario, mentiras arriesgadas y misterios que llegan incluso a lo mágico o paranormal, pero que afloran sutilmente sin perder nunca su extraña cotidianeidad, su casi terrorífica normalidad. Es aquí donde los actores cuentan, al personificar con exquisita y falsa sencillez a estos vulgares caracteres cuyas vidas, en realidad, están repletas de pasiones extrañas, perversiones inconfesables que acabarán por confesar, diarios secretos que estuvieron siempre abiertos y poderes paranormales capaces de provocar cataclismos.

 

Barcelona (un mapa) es, en verdad, el mapa secreto de un mundo pequeño, sencillo, y aparentemente normal, que sin embargo, sorprende con sus retorcidos entresijos. El retrato de ese universo pequeño burgués, plagado de sombras, desborda cinematográficamente para inundar también Barcelona entera, convirtiéndose quizá en fresco de la humanidad toda. Una humanidad ridícula y pequeña, triste y agobiada, pero capaz de lo impensable. Ésta es quizá la pieza clave de la película: la extraña historia de un hombre triste y enfermo, con sus pequeñas manías y perversiones, que, sin embargo, tiene el poder secreto de hacer arder el mundo. Parábola última y agridulce que hace de este filme de Ventura Pons uno de sus trabajos más originales y apreciables de su obra reciente.

Jesús Palacio

El Mundo

Con Pou, todo adquiere peso

 

El mapa que plantea Ventura Pons para esta Barcelona de hoy en día arranca de la guerra civil y de unas imágenes documentales: el triste y trágico blanco y negro se convierte en un sórdido y melodramático color. La historia se encierra en un tristísimo piso o pensión en el que vive una pareja con un plan (de pensiones, en efecto) y unos cuantos inquilinos en trance de desahucio, tan solos, desamparados y condenados que casi le dan sentido a ese arranque bélicoambiental.

 

Suenan al crujir de la madera las pisadas de Ventura Pons sobre el texto teatral de Lluïsa Cunillé: se estructura la acción en cuatro encuentros cara a cara entre los personajes, cada uno de ellos en una dependencia de la casa y en una progresión dramática tan teatral como «meló».

 

Apurado por este crujir de las maderas del teatro en su película, Ventura Pons intercala lonchas de cine: flashes de escenas exteriores, alusivas a lo que dicen o piensan los personajes enclaustrados. El efecto tal vez pueda ser considerado «moderno»: teatro veteado de ritmo cinematográfico.

 

En cualquier caso, el interés de esta obra, tal y como se ve en la pantalla, reside casi completamente en un actorazo y en su interpretación: Josep Maria Pou revienta por completo el barril de madera y deja en algo absolutamente banal el dilema entre teatro y cine. Construye un personaje devorador, pleno, inexplicable, atroz y que encima deja un noble espacio a los demás: Núria Espert se construye también a sí misma en ese grande y complejísimo molde esculpido por él. Y Jordi Bosch, Rosa Maria Sardá, Maria Botto y Pablo Derqui consiguen hacerse su hueco ante el corpachón escénico de Pou.

 

Probablemente todo el armario argumental debería funcionar como una gran metáfora de la historia del país: se empieza perdiendo una guerra y se termina perdiendo la habitación en un oscuro piso del Ensanche barcelonés. Lo que ocurre es que cada uno de los ramales o afluentes de la historia anega a la principal: una anciana que da clases de francés, una joven inmigrante embarazada y sola, un «segurata» abandonado, un hombre que se traviste, un homosexual a la caza..., y entre todos ellos, el adulterio, el incesto, la culpabilidad, la sordidez, el aire viciado y el aria de una ópera..., en el fondo gran metáfora de la historia de un país.Tiene especial gracia el apunte pirómano del personaje de Josep Maria Pou y su guiño liceísta.

E. R. Marchante

ABC

Barcelona ( Un Mapa)

 

No es ninguna novedad que en la sensata madurez artística en la que Ventura Pons lleva instalado desde hace un puñado de películas hay unos puntos fuertes. Por una parte, la cuidadosa (no siempre: ahí está el malhadado ejemplo de Caricias para atestiguarlo) elección de obras teatrales previas con temáticas que no hurtan, antes bien, buscan denodadamente hablar de sentimientos, y con frecuencia con descarnada crudeza. Por otra, unos actores que, a sus órdenes, revelan siempre su inmenso talento, su ancha humanidad: aquí, los veteranos, pero también los menos. Qué secuencia espléndida la de la conversación entre Josep Maria Pou y una María Botto que le da extraordinaria réplica.

 

Otro punto, en fin, es una puesta en escena cuidada, que se va despojando de película en película, y que aquí, reducido todo el material dramático a un espacio cerrado, adquiere un brillo especial. El pero es que la obra original escrita por la dramaturga Lluïsa Cunillé, que en escena se aprovecha de su sabia construcción, pero también de unas convenciones que no necesitan de grandes explicaciones, exigirían en cine una introducción menos abrupta de la que prepara el realizador y guionista. Con todo, la densidad emocional del texto se vierte desde la pantalla, en un ejercicio de pudor narrativo encomiable. Y de paso, certifica que con Ventura Pons estamos ante uno de nuestros más inteligentes, arteros cineastas de la emoción.

Mirito Torreiras

Fotogramas

Desnudos o disfrazados

 

A partir de un excelente texto de la dramaturga Lluïsa Cunillé, bien conocida en estas páginas por sus colaboraciones con la compañía teatral La Hongaresa, Ventura Pons insiste en una línea constante en toda su filmografía que no es otra que la aproximación al alma y al comportamiento humanos. Más cerca que nunca de los planteamientos de Carícies, el cineasta se centra en las conversaciones y quimeras de unos cuantos personajes para testimoniar, con un enorme rigor, las frustraciones personales y colectivas de un sector social perfectamente localizado. Aunque para el cineasta, no sin razón, esta historia aparentemente localista tiene suficientes implicaciones de valor universal y, por lo tanto, puede suceder o contextualizarse en tantas otras ciudades del mundo, Barcelona y las referencias a la posguerra, a partir del discurso que acompaña la entrada de las tropas franquistas, adquieren especial significación, tanto por las concretas alusiones a calles, plazas, edificios o clubs de fútbol perfectamente identificados en esa ciudad como por ese particular sentimiento de derrota, de endogamia, de mentiras y secretos, de frustración, que define diálogos y relaciones.

 

Muy pocos personajes, capitaneados por ese cuasi anciano y enfermo matrimonio que alquila habitaciones en su ya alquilado apartamento, cargados de una enorme capacidad de reflejar a propios y extraños: el vigilante futbolista, la cocinera argentina, la madura profesora de francés, el hermano? Una mirada a la familia, al conjunto de una sociedad que, como dice Ventura, fueron vencedores en la guerra y perdedores en la ?paz?, cuyos lazos sanguíneos parecen estar tan impregnados de secretos y mentiras como sus propias vidas cotidianas. Ni disfrazados, pese a que pueda reportarles una transitoria rentabilidad económica, ni desnudos, por más que parezcan aspirar a revelar sus esconidos silencios, van a encontrar salida al callejón donde les ha tocado vivir. Una visión desoladora y trágica, no exenta de irónicas y chistosas ocurrencias (?en estos partidos antiguos el Barça siempre gana?), enormemente enriquecida por un grandioso reparto cómplice que cuenta con los valiosos Josep Maria Pou, Núria Espert, Rosa Maria Sardà, María Botto, Jordi Bosch y Pablo Derqui. No os la perdáis.

 

Antoni Llorens

Cartelera Turia

Please reload

 
 
bcnmapa.jpg