• Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Vimeo - White Circle
  • YouTube - White Circle

© 2015 ELS FILMS DE LA RAMBLA S.A. ||  VENTURA PONS

 

Fris minimal.lista en quinze epidodis al voltant de la conducta humana (desig, sumissió, amor, gelosia, enteniment, honestedat, sinceritat, passió, fe...) situat entre dues històries fantàstiques sobre la voluntat i el dubte.

VENTURA PONS

1994
EL PERQUÈ DE TOT PLEGAT
EL PERQUÈ DE TOT PLEGAT

LFris minimal.lista en quinze epidodis al voltant de la conducta humana (desig, sumissió, amor, gelosia, enteniment, honestedat, sinceritat, passió, fe...) situat entre dues històries fantàstiques sobre la voluntat i el dubte.

 
EL PERQUÈ DE TOT PLEGAT
VO/

MAKING OF

 
 
EL PERQUÈ DE TOT PLEGAT

LA MIRADA LIBRE

Extracte del llibre d’Anabel Campo Vidal

Mientras estaba rodando Rosita, empecé a dar vueltas a El perquè de tot plegat. No me sentía bien con las comedias y quería cambiar. Creía que ya tenía suficiente oficio para hacer cosas personales en las que me implicara más como director y que debía intentarlo.

 

Siempre me había gustado muchísimo el mundo de Quim Monzó. Cuando sacó su primer libro de cuentos –“Uf, va dir ell”–, le propuse hacer un guión original: eran los tiempos en que todavía tenía esa manía en mi cabeza. Estuvimos trabajando en uno pero acabamos dejándolo, porque no nos satisfacía. Había ido siguiendo sus libros, buscando una buena historia en sus novelas, pero las encontraba muy difíciles de adaptar, pero yo sentía una gran atracción por sus libros de relatos. Quim es uno de los grandes maestros del relato corto contemporáneo. Cuando en 1993 salió El perquè de tot plegat, me entusiasmó. Si tanto me gustaban las piezas breves, podía intentar inventarme una película a partir de sus relatos cortos. Estructurar, dar continuidad y tener un discurso coherente, desde el punto de vista cinematográfico, utilizando diversos cuentos no es fácil, pero a mí, precisamente, me gustan las cosas difíciles. El placer de jugar con la estructura y de hallar una construcción narrativa diferente de la convencional.

 

En Bulgaria releí todos los libros de relatos de Quim y seleccioné los que más me gustaban, básicamente textos de El perquè de tot plegat y de L’illa de Maians. La gran mayoría eran historias realistas sobre problemas de relaciones humanas: comunicación, amor, desamor, deseo, encanto, desencanto. El tema de siempre de la pareja y de su realización, universal e inagotable. Había otros, pocos, escritos en clave fantástica y que también me atraían particularmente, aunque lo fantástico nunca ha sido mi fuerte. Los analizaré y me di cuenta de que dos de ellos representaban las dos caras de la misma moneda. “La micología”: el tema era la duda: un hombre va a buscar setas al bosque (la gran afición de los catalanes) y se encuentra con un gnomo que le ofrece todo, poder, gloria, dinero, pero él no sabe lo que de verdad quiere. Y en “La fuerza de la voluntad”, un individuo decide hacer hablar a una piedra y lo intenta de todas las maneras, la cuida, la mima, se la lleva a casa, pero no hay forma de que la piedra hable, hasta que, enfadado, la tira lejos y, cuando, tras volar sobre ciudades y montañas, cae al suelo, y la piedra habla: “¡pafff!”, con lo que el buen hombre logra su propósito. Me gustó el significado de ambas historias: voluntad y duda, presentes en la vida, en la creación, en el amor, en el arte. Fantástico: empezaría con la voluntad y cerraría con la duda para expresar, subliminalmente, la situación en la que yo me hallaba.

 

Me encontraba en un período de transición e iba a hablar de eso. Con las historias realistas armé el esqueleto interno que, conceptualmente, está ordenado con estructuras dramáticas diferentes. Utilicé y mezclé monólogos a cámara, dialogación tradicional, historias con voz en off, y vi que me salía una especie de friso minimalista (porque el minimalismo es la clave de la obra de Monzó) muy divertido. En el centro de la película, se halla la columna vertebral, la historia de la llamada telefónica; un ensayo sobre la confusión con el que me propuse un ejercicio sobre el eje cinematográfico. Jamás me lo salto, y aunque los actores nunca se vieron, siempre lo respetan. Cosas mías. Otras historias están repartidas simétricamente en el film, para equilibrar los distintos conceptos narrativos. Y cada vez que utilizo la misma forma o concepto dramático, varío el tratamiento. El placer por lo nuevo, por el no repetirse. En las tres historias en off, la de los vecinos con el telescopio es densa, morbosa; la de los amores de los jóvenes navego por la fábula buscando una ligereza “à-la-Rohmer” y el episodio de Rossy de Palma con el futbolista tiene un tratamiento más bien romántico. Era apasionante jugar con las variaciones concepto/tratamiento.

 

Cuando hablé con Quim, me dijo que era imposible, que no veía cómo se podían llevar al cine. Pero ya lo tenía todo pensado y le pedí que leyera mi propuesta. A los quince días se la llevé y empezó a verla con más claridad. Vino un par de veces al rodaje y cuando terminé el montaje y se la enseñé nos estuvimos emborrachando de alegría hasta las cinco de la madrugada en un bar musical pijo que, después de nuestra gloriosa cogorza, transformaron en local de ligue y alterne de mala nota.

 

Con El perquè de tot plegat tuve muchos problemas de financiación; quizás ha sido la película más difícil en ese sentido. Nadie entendía mi propuesta. Decían que era una película de sketchs y que no funcionaría. Les costaba entender mi concepto, mi placer por una narración libre: yo buscaba hacer volar a la gente, apoyado en unos textos maravillosos. Nadie creyó en la película; incluso un director de un canal de televisión autonómico me recomendó que siguiera con las comedias, pensaba que era lo mío. Pero como soy muy tozudo y estaba en un momento en que necesitaba hacer esta película o me moría de pena, puse la directa hasta que lo conseguí. Con la fuerza de voluntad y también con todas las dudas del mundo, tal como describía en la película.

 

El perquè de tot plegat es a la vez una reflexión sobre la vida y sobre el trabajo, en clave de entretenimiento. Esa película lleva muchas cosas dentro. Hay espectadores, los más, que van al cine y salen con la idea de que han pasado un buen rato: esto ya me sirve y lo encuentro maravilloso; otros profundizan en los temas existenciales, en la dificultad de comunicación: también me va bien. Desde mi punto de vista, la película va más allá: significa la necesidad de búsqueda de nuevos temas y conceptos narrativos que iban a llegar con mis próximas películas.

 

El perquè de tot plegat está hecha con la complicidad de muchos actores. Otra vez el gusto por la coralidad, eso es marca de fábrica. El rodaje fue bastante complicado, porque cada una de las quince historias tenía un reparto distinto y los actores trabajaban de uno a tres o cuatro días como máximo. Llegaban, componían el personaje y a la mañana siguiente ya estaban fuera. Tenía que ensayar con ellos por las noches y rodábamos durante el día. Era complicado para todos, ya que la película se filmó en cinco semanas y especialmente endiablado para los técnicos, un día nos pasábamos diez horas preparando un solo plano en travelling circular de cuatro minutos y medio con cuarenta posiciones de foco diferentes, a la mañana siguiente rodábamos un montón de planos con una historia muy fragmentada y a continuación, otro día, un monólogo a cámara. Uno lleva el concepto en la cabeza, pero hay que saber explicarlo al equipo para que vayan siguiéndote. Me siento muy satisfecho con esta película: si no fuera por mi voluntad no existiría, y me complace mucho enseñarla. Las películas son la mirada del director, que se autorretrata con su voluntad, su duda y su gusto; y con toda la sutileza y el encanto que le puedas encontrar.

 

Soy consciente de que no habría podido realizar esta película sin el bagaje del teatro y sin el oficio aprendido en todo lo que había hecho antes, principalmente las comedias tan denostadas por algunos. Me doy cuenta de que en mi vida siempre estoy buscando. Soy inquieto y me gusta cambiar, porque me produce placer sorprender y sorprenderme. Si no hay sorpresa ni riesgo, para mí no tiene sentido. Lo contrario de eso es el convencionalismo.

 

Una vez terminada, todo el mundo lo vio claro y fue un éxito muy grande de público. Digamos que es mi tercer ranking de audiencia en las salas. Me planté con la distribución en el resto del Estado. Tardé tres meses en estrenarla en Madrid, pero me dije que si no se pasaba también en versión original subtitulada, como las americanas, no quería que se estrenara. Me empeñé y el éxito les sorprendió. Yo creía en la pluralidad de las culturas de este Estado y en nuestro derecho de expresión, y en que hay gente que piensa y siente como yo. También creo en los cinéfilos, y los cinéfilos (yo me considero uno entre muchos) vamos a ver las películas en versión original. Y si las pasan dobladas, no vamos. Finalmente me encontré al otro lado del desierto, después de una larga travesía durante la cual tanto a mí como a parte de un público se nos había negado un elemental derecho de comunicación. Por el camino se perdió la posibilidad de enseñar y defender las versiones originales y la autenticidad de cinco títulos.

 

El perquè de tot plegat ha ido muy bien en todos los países en los que se ha estrenado, particularmente en Francia, donde estuvo medio año en cartel en París, así como en muchos otros países, desde Singapur hasta Dinamarca, pasando por Canadá. Incluso la Fox, como con Mari Pili, quiso comprar el remake, pero no llegamos a un acuerdo por la típica prepotencia de los americanos. Con el Premio Nacional de Cultura de la Generalitat me sentí muy contento.

 

Ventura Pons

 

 

 
EL PERQUÈ DE TOT PLEGAT

 

GUIÓ, DIRECCIÓ I PRODUCCIÓ

VENTURA PONS

 

basada en relats de

Quim Monzó

 

CAP DE PRODUCCIÓ

XAVIER BASTÉ

 

MÚSICA

CARLES CASES

 

FOTOGRAFIA

CARLES GUSI

 

MUNTATGE

PERE ABADAL

 

ART DIRECTOR

ROSA ROSSO

 

DIRECTE

DANIEL FONTRODONA

 

Una producció de Els Films de la Rambla, S.A.

 

 
EL PERQUÈ DE TOT PLEGAT
 
EL PERQUÈ DE TOT PLEGAT

Mannheim, Munich, Koln, Berlín, Bremen i Tübingen (Alemanya)

Osaka (Japó)

Stockholm (Suècia)

Montpellier, Dijon i Annecy (França)

Puerto Rico, Chicago, AC/Los Angeles i LC/New York (USA)

Montreal (Canadà)

El Cairo (Egipte)

La Habana (Cuba)

Dublin i Cork (Irlanda)

Milano (Itàlia)

Zürich (Suïssa)

Singapur (Singapur)

Varsòvia (Polònia)

Londres i Manchester (UK)

Bogotá (Colòmbia)

Brusel·les (Bèlgica)

Lisboa i Oporto (Portugal)

Santo Domingo (Rep. Dominicana)

Buenos Aires (Argentina)

Tessalònica (Grècia)

Zeeland (Holanda)

Asunción (Paraguai)

Luxembourg (Luxembourg)

Valdivia (Xile)

Caracas (Veneçuela)

Tel-Aviv, Haifa i Jerusalem (Israel)

Istambul (Turquia)

Buenos Aires (Argentina)

Montevideo (Uruguai)

Huesca, Cadiz, Peñíscola i San Sebastián (Espanya)

Belgrad (Sèrbia)

Mèxic D.F. (Mèxic)

Instituto Cervantes (Argel)

 

Premis;

Ventura Pons, Premi Nacional de Cinema 1995 (Generalitat de Catalunya)

Premi a la Millor Pel·lícula (Festival de Peñíscola)

Premi Rosa de Sant Jordi: Millor Pel·lícula Espanyola 1995.

Premis de l’Associació d’Actors i Directors: Jordi Bosch (Millor Actor) i Anna Lizaran (Millor Actriu).

Premis Butaca: Millor Pel·lícula, Jordi Bosch (Millor Actor) i Rosa Gámiz (Millor Actriu).

Nominacions Goya 95: Ventura Pons (Guió adaptat) i Carles Cases (Música)

 

 

 

 

 
EL PERQUÈ DE TOT PLEGAT

LA MAGNITUT DE LA COMÈDIA

 

Els contes de Quim Monzó acostumen a organitzar-se com a demostracions distants i desapassionades d'alguna cosa que mai no és directament pronunciada, però que l'impecable mecanisme narratiu dels relats posa de manifest. Els contes -bàsicament escrits en present- no diuen, mostren: és el seu caràcter concret i no especulatiu el que els converteix en eminentment visuals, fin i tot quan ressegueixen el fil d'un pensament, dibuixat en el cap del lector com una nítida radiografia. Es mèrit de Ventura Pons haver deduït, d'aquest singular caràcter visual, el component cinematogràfic dels textos.

 

L'adaptació que ens proposa el director de Què t'hi jugues, Mari Pili? no pretén mai aportar-hi noves intencions, sinó servir nítidament les històries a través d'una controlada realització. Quinze han estat els relats triats, caracteritzats tots pel denominador comú de la construcció i desconstrucció de la parella, malicioses relectures en clau contemporània del vell motiu de la volubilitat dels sentiments, i també -com bé apunten des de pols oposats el pròleg i l'epíleg- desmitificacions constants de la utopia de la felicitat, que el ser humà es resisteix a definir de manera concreta, i que ni tan sols sabria identificar si algun cop es produeix davant seu.

 

La coherència final de la pel.lícula demanava la superació d'un darrer repte: fer, de l'antologia de quinze contes, alguna cosa més que un encadenat de curtmetratges. També en aquest sentit la proposta es revela eficaç: no assistim a la fragmentació destructiva d'un tot, sinó, ben al contrari, a la constitució d'aquest tot a partir del fragment. Si el públic remuta sense cap problema (i catorze vegades!) el dictat monòton de tornar a començar, no és tan sols pel bon gust de boca que li ha deixat la peça anterior, sinó pel plaer d'assistir al progressiu desplegament d'un tapís únic, que la càmera de Ventura Pons ha recorregut mil.limètricamente seguint els dictats essencials de l'autor. En perfecta simetria amb la moral d'aquest, el riure eventual i el somriure constant no són, en aquest film, un objectiu, sinó una saludable conseqüència.

Xavier Pérez

Avui

MONZÓ, POR VENTURA FILMADO

 

Puede que, de manera deliberada o inconsciente, Ventura Pons llevara años preparando esta arriesgada pero apasionante transcripción visual de los textos de Monzó. Y que durante este tiempo, aprendiera de sus propios aciertos y errores para conseguir, finalmente, esa obra mayor -tan fresca como "Ocaña", su debut, pero tan trabajada mediante el oficio y la sabiduría que se acumula con el tiempo- que supone este espléndido mosaico llamado "El perquè de tot plegat". Donde cada uno de los 15 episodios trasluce una intención concreta, un desafío estilístico -por ejemplo, el increíble doble "travelling" del episodio "Fe", con Sílvia Munt y Ramon Madaula; el tratamiento del titulado "Competició", nada deudor del que a su vez incluía Kieslowski en el capítulo, hasta cierto punto homologable, de su "Decálogo"-, una manera personal de traducir visualmente la fauna monzoniana y su implacable revisión de algo tan imperfecto, pero apasionante, como es el ser humano.

 

Persona cabal, cuyas devociones y sentido de la amistad no acaban en este mundo, Ventura Pons ha tenido la delicadeza de dedicar su película al añorado José Luis Guarner. Y es que al crítico que, por una vez, y sin que sirviera de precedente, se pasó a la práctica con "Crónicas de Rondíbilis", le habría encantado "El perquè de tot plegat", una auténtica lección para el cine catalán.

Lluis Bonet

La Vanguardia

BRILLANTE TAPIZ SOBRE LA VIDA

 

El perquè de tot plegat, 15 tranches de vie, bocados de realidad llenos de humor, sarcasmo e ironía que beben de la inspiración inclasificable de Quim Monzó y que el director -y aquí respetuoso guionista- Ventura Pons devuelve al respetable en forma de brillante película, no sólo, y con diferencia, la mejor de las suyas hasta el momento, sino probablemente la más redonda de todo el cine catalán en bastante tiempo. Con considerable humildad, pero también con un oficio y un cuidado cuya falta tanto le ha reprochado quien esto firma en un pasado bien reciente, Pons se pone al servicio de unas historias que, del todo inconexas entre sí, terminan tejiendo un tapiz cuyo dibujo último son las relaciones amorosas, el deseo, los celos. El perquè de tot plegat es un excelente filme no sólo porque su trama sea original, ocurrente y bien escrita, sino ante todo porque Ventura Pons ha sabido dar con la clave de su plasmación en imágenes. Fe, el episodio antes mencionado, es una cabal muestra de lo atinado de sus elecciones a la hora de construir la puesta en escena: un plano secuencia circular homólogo a la circularidad sin salida de la situación descrita. Pero al éxito artístico del filme contribuyen decisivamente unos actores espléndidos a la hora de pechar con sus personajes, a los que el director saca lo mejor de sí en cada momento. Da gloria ver a dos actrices como Lizaran y Novell bordar sus breves, matizadísimos monólogos, y es sólo un ejemplo entre muchos, entre más de 30, a decir verdad. Pons está cómodo con la materia prima de su trabajo, y eso se le nota. Por una vez, y esperemos que no sea la única, apostó fuerte por una historia con gancho, calidad e interés, y la apuesta le salió redonda: también él, por suerte, parece condenado a ese éxito del público que tan esquivo se muestra, con razón, al cine producido en el principado.

 

M. Torreiro

El País

 Confesemos que no es corriente hacer algo nuevo con el tema más viejo del mundo que son las relaciones entre los hombres y las mujeres. Por eso, esta adaptación de 15 relatos cortos del escritor catalán Quim Monzó es impecable en originalidad y diversión. (...) Ventura Pons hace muestra de una bella paleta realizadora para ponerlos en imagen, bien ayudado por un conjunto de actores y actrices tan agradables de ver como de escuchar. O sea una comedia catalana tan sabrosa como la crema del mismo nombre.

Premiere

(...) Este pillo de catalán, conocido por los festivaleros del mundo entero, acaba de sacar de su sombrero de cineasta-mago quince rodajas de vida con especias de realismo y de humor corrosivo. Adaptada de los relatos de Quim Monzó, "El porqué de las cosas" de Ventura declina de manera percutante y con ironía, virtuosidad, sensualidad, originalidad, diversión, las frustraciones, las contradicciones, los resbalones, los sobresaltos y otras relaciones sentimentales. (...) una brochette de actores truculentos componen así un patchwork de humor tan gracioso como sorprendente. (...)

Figaroscope

(...) dentro del dispositivo riguroso que podría evocar a Peter Greenaway, Pons apela a todos los modos de narración cinematográfica. (...) Aquí tienen una idea del humor existencial de Monzó vía Pons. Todo es divertido, pero todo es aterrador. Tanto el uno como el otro nos lo muestran de la manera más convincente: desequilibrando cualquier situación, incluso la más banal, hacia una risa que hace reflexionar. Vertiginoso e inusual.

Les Inrockuptibles

(...) "El porqué de las cosas", película seductora e intempestiva. Film compuesto donde se encadenan quince mini-ficciones morales, "El porqué de las cosas" no es sólo un objeto estético astuto. Es un ovni a menudo incierto, que molesta y encanta, irrita e intriga, atrae y repele. (...) Particularmente acertados, los capítulos gemelos Sumisión y Deseo, igualmente servidos por dos actrices excepcionales (Anna Lizaran y Rosa Novell), que hablan con crudeza y grandeza de su sexualidad cincuentona. Muy picante también, la miniatura quasi-porno situada bajo el signo de Celos y que dibuja la pasión de una mujer por la polla de su marido, hasta el punto de ponerse celoso. (...)

Libération

(...) es una película en migas deliciosas donde las ambigüedades abismales del intercambio de cuerpos y de almas están puestas en escena cada vez de manera diferente. (...) Si le gusta Kaurismaki o Van Warmerdam, Woody Allen (¡otra vez él!) o Dino Risi, Guitry, Rohmer y Desproges (entre otros), lea a Quim Monzó y deléitese (¡a dos, preferentemente!) con "El porqué de las cosas". El humor catalán existe, es la buena noticia de la semana, sino del año

Elle

QUINCE COMEDIAS EN UNA: ¿ALGUIÉN DA MÁS?

 

A Ventura Pons le distingue, entre otras muchas cosas la valentía con que hace frente a todo tipo de empresas, poniendo en cada una de ellas el estilo más adecuado. Eso conlleva una fimografía cambiante y evolutiva, muy dada a las sorpresas: la primera fue El vicari d'Olot, una comedia popular y coral que en nada se parecía a su ópera prima, la insólita Ocaña, retrat intermitent -un título clave en el panorama de los 70-, como en nada se parecía a La rossa del bar, ni ésta a la tragicómica Puta misèria! Vino después una nueva etapa formada por Què t'hi jugues, Mari Pili?, Aquesta nit o mai y Rosita, please, una trilogía de comedias alegres y desenvueltas que le han permitido mantenerse en primera fila en el marco, no muy boyante, del cine catalán de los 90. Pero esa vena última de Pons se enfrentaba a un grave peligro, el de explotación abusiva de la fórmula.

 

Primero en ser consciente de ello, Pons ha cambiado espectacularmente de tercio y, con El perquè de tot plegat, nos ofrece su película más acabada y, probablemente, la mejor desde Ocaña. Su base textual es un peso pesado de la literatura catalana de nuestros días, Quim Monzó, de quien adapta -recuperando la hoy tan olvidada comedia de stekches- trece relatos de El perquè de tot plegat y dos de L'illa de Maians, textos brillantes e incisivos sobre el absurdo de nuestras vidas y las vacilaciones de nuestras relaciones con el prójimo.

 

Acierto definitivo. Pons no ha permitido que ningún aspecto de su filme esté por debajo de su privilegiado soporte literario: un enorme -en cantidad y calidad- elenco de actores, una magnífica fotografía, música muy personal y una dirección elegantísima, calculada, cuya fluidez y tono varía en cada episodio. Chapeau, al movimiento circular con que narra Fe, al estilo gemelo de los segmentos protagonizados por Anna Lizaran y Rosa Novell, a la suntuosidad con que resuelve Competició, al empleo de la voz en off... En fin, quince pequeñas obras maestras.

Jordi Batlle

Caminal

(...) Del sadomasoquismo sentimental a las falsas apariencias virtuosas de una conversación telefónica pasando por la queja extravagante del amante al esposo, todo el interés del ejercicio reside en sus crueles variaciones. (...)

Le Monde

((...) Encantará a los masoquistas de la relación psico-amorosa. (...) En quince entremeses bien atados por Ventura Pons, la película nos ofrece un panorama divertido e irritante de nuestra pobre condición sentimental (...)

Café

(Esta película multifacética, que consigue formar un todo -una comedia que lía con habilidad 15 episodios-, revela el "oficio" admirable del realizador. Bellas imágenes, excelentes actores, una música de calidad, un humor arrasador (...).

L'officel des spectacles

Please reload

 
perque2.jpg