• Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Vimeo - White Circle
  • YouTube - White Circle

© 2015 ELS FILMS DE LA RAMBLA S.A. ||  VENTURA PONS

Adaptada d’“El principi de Arquímedes” de Josep Maria Miró, obra que s’ha convertit en un extraordinari èxit internacional. Una gran sorpresa de la nova fabulació Barcelonesa. EL VIRUS DE LA POR és la pel·lícula número 26 de Ventura Pons i la seva setena adaptació d’un text teatral : ACTRIUS, CARÍCIES, AMIC/AMAT, MORIR (O NO), ANITA NO PERD EL TREN i BARCELONA (UN MAPA).

 

VENTURA PONS

2015
EL VIRUS DE LA POR
EL VIRUS DE LA POR 

El dia que els cavallets de mar, el grup infantil de natació d’un poliesportiu municipal, comencen a nedar sense cinturó una criatura de quatre anys acusa en Jordi, un dels monitors, de fer un petó a un altre nen. 

 

Els pares ho veuen amb inquietud i preocupació. Les versions sobre el petó no coincideixen i fa sortir a superfície sospites, dubtes i temors. Es tracta d’un gest de tendresa per a calmar un nen espantat o hi havia algun altre tipus d’intenció? 

El virus de la por obre interrogants sobre els temors contemporanis, les relacions humanes, els prejudicis i la confiança.

 

 
 
EL VIRUS DE LA POR 
VO/
EL VIRUS DE LA POR 
VO/
 
EL VIRUS DE LA POR 

Quan, a l’estiu del 2012, vam descobrir a la temporada del Grec El principi d’Arquimedes, el magnífic text de Josep Maria Miró, en el que basem El virus de la por, em va cridar l’atenció que un escriptor, tot parlant-ne en un diari, afirmés: “la literatura és metàfora o no és res”. Per a ell “la història planteja un dilema moral i no amaga una reflexió sobre la llibertat, en l’esfera privada i fins i tot íntima, que diu moltes coses sobre les concessions polítiques de la societat d’avui”. És un molt bon punt de vista, que comparteixo, per analitzar el significat de la narració.

 

Doncs som-hi. El centre, la clau de tot plegat no és la sospita, un tema recurrent que s’ha utilitzat molt a la literatura i al cinema, La calumnia o Dubte són dos exemples que em venen al cap. Allò que fa interessant El virus de la por des del punt de vista que comparteixo “parla de la mirada, de la transformació social de la mirada, de com uns mateixos fets poden ser interpretats de manera molt diferent avui de com eren interpretats ahir. En un món cada vegada més orgullosament lliure i democràtic, on l’accés a la informació igualaria les possibilitats de tothom, resulta que la mirada s’ha anat tenyint de por i darrera d’aquesta por s’ha escolat la llibertat real. Es parla de la renuncia a la llibertat en favor d’una suposada seguretat. I d’això, sí que se’n pot fer lectura política”. 

 

Quatre mirades adultes que defensen quatre postures ben diverses. Quina mena de societat desitgem? La por de perdre la seguretat genera violència? Com un dubte sobre una acció quotidiana, aparentment innocent, que no sabem si s’ha produït, es converteix en una paranoia, en una malaltissa psicosi social? La sospita ja és la condemna? Les noves maneres de comunicació, les xarxes socials, el facebook, mostren la seva perversitat com a propagadors d’informació sense verificació possible? Les xarxes poden esdevenir letals?  On ens menaran els límits de la correcció política?

 

A més, i aquest fet és molt interessant per a mi com a director, El virus de la pores proposa formalment com un puzzle, un joc narratiu discontinu, un anar endavant i endarrere en un temps relativament breu. Tot plegat passa en quatre hores que trastocaran la vida d’un xicot sorprès per una mala interpretació, o no?, d’un petit moment d’afectivitat. Aquest jugar narrativament amb el temps, aquest capgirar la lògica estructural, és un plaer que em ve de lluny i que ja el reconec en la memòria d’algun espectacle de la meva època teatral de fa quatre dècades, un plaer que es pot trobar en d’altres històries que m’ha agradat explicar fugint de la linealitat convencional: Caríces, Morir (o No), El perquè de tot plegat… Però trobo que a El virus de la por la discontinuïtat, les petites repeticions en la concreció de la història ens ajuden a ser més precisos en la metàfora.

 

A El virus de la por en Jordi, un entrenador de natació d’una piscina municipal de Barcelona, un xicot molt professional, afable, intuïtiu, afectiu amb la canalla, intenta treure la por d’un nen que pateix espantat per l’aigua. Una por que el propi Jordi havia tingut de petit, però no tothom veu el (suposat) petó d’en Jordi de la mateixa manera. Un petó que portarà cua. És acusat d’abús, i pateix en poques hores d’una manera traumàtica un trànsit emocional, brutal, que el mena de la innocència a la sospita cruel, a la vida vigilada. I potser, a la curta, a la seva pròpia negació com a individu. 

 

Però els que l’envolten, com reaccionen? 

L’Anna, la directora del complex, una dona d’uns quaranta anys, s’enfronta a un difícil dilema. Té una experiència de vida que fa diàfan el que s’ha esdevingut socialment. Ara seria impossible – la correcció ho impedeix – banyar-se despullada com feia de jove davant dels nens dels campaments d’estiu on treballava com a monitora. O veure com dos monitors portaven a dormir entre ells a una criatura plorosa. Amb tota naturalitat, sense cap impediment, sense cap conseqüència. 

 

Els comportaments socials han canviat, en algun moment es van acabar sense que ningú en fos conscient. “I s’acabaven perquè s’extingia una possibilitat de relació sense vigilància, aquesta manera de fer que obeeix a una existència monitorada, controlada per càmeres, ocultes o no, reals o imaginàries, però sempre en marxa i sempre pendents del que es fa o es deixa de fer”. Aquest procés que l’Anna ha viscut en dècades, en Jordi l’experimenta precipitadament, de manera traumàtica, en una tarda.

 

L’Hèctor, el seu company de feina i amic, se’n desentén. No s’hi posa, no es pronuncia. El seu silenci és el de la conformitat, el de les majories submises. I en David, un des pares que porten els nens a la piscina, l’acusador, representa el temor; la seva obsessió és la seguretat per sobre la llibertat, convençut de garantir l’absència de patiment i de dolor al seu fill. És un home de certeses i no dubta, desterra la possibilitat de l’equivocació, no dóna cap oportunitat a la víctima.

 

Una història d’un humanisme radical. Un fet intranscendent esdevé una càrrega social profunda. Espero que, també al cinema, com està passant internacionalment amb el gran èxit aconseguit amb l’obra teatral de Miró, la història d’El virus de la por esdevingui una metàfora dels nostres temps.

 

 
EL VIRUS DE LA POR 

Una producció d’ELS FILMS DE LA RAMBLA, S.A.TELEVISIÓ DE CATALUNYA, S.A.

Guió de VENTURA PONS I JOSEP MARIA MIRÓ

Direcció i Producció VENTURA PONS

Delegada de producció TV3: ELISA PLAZA

Fotografia: ANDALU VILA SAN JUAN

Muntatge: MARC FARRERAS

So Directe: NATXO ORTÚZAR

Estudi Muntatge i So: FYPOS

 
EL VIRUS DE LA POR 
 
EL VIRUS DE LA POR 

EL VIRUS DEL MIEDO

 

Ventura Pons adapta una obra de teatro de Josep Maria Miró de enorme éxito internacional y lo hace como tiene por costumbre; limitación de medios, estructura personal - en este caso, el juego con el paso del tiempo, hacia adelante y hacia atrás, con un gran sentido brechtiano-, actores que debutan en cine o tenían una carrera poco conocida, desnudez melodramática, humor, amargura, etc. Todo en función de un planteamiento tan radical como urgente: la facilidad con la que una duda pone en cuestión toda una dedicación vital. Pocos personajes, fundamentalmente un protagonista - perfectamente arropado por sus colegas-, unas horas , una escuela de natación...Como en La calumnia / The children's hour, de William Wyler / Lillian Hellman, una observación infantil descencadena un proceso a la honestidad y a la vida de un ser humano, un monitor puesto en tela de juicio, tanto en sus actitudes íntimas -¿es o no gay?- como profesionales. No hay buenos ni malos, los padres defienden sus derechos, tienen miedo a que suceda algo parecido a los abusos de otro centro, los colegas no afirman ni desmienten, el propio protagonista asiste al derrumbamiento de unas convicciones...

 

El miedo, en definitiva, como motor, la ausencia de solidaridad, la defensa de unos roles que determinan una seguridad tan convencional como gratuita. Todos y cada uno de nosotros podemos responder como víctimas o como victimarios, cada uno de nosotros debe comprender su papel, nadie queda al margen de la actitud de los personajes de esta precisa discreción. El virus de la por, como otras muchas películas de Ventura Pons, plantea interrogantes acerca de nuestro comportamiento y de nuestras convicciones, desarrollando una indagación que parte directamente de la educación, del ámbito de las escuelas, del profesorado y de la familia. Un film tan necesario como amargo, sin concesiones, sin paliativos. La hora de las decisiones, nunca mejor dicho a la vista del tiempo en el film y de su concisa duración.

Antoni Llorens

CARTELERA TURIA

Los cubanos, hicieron un debate muy rico con el VIRUS, enacarado desde los abusos, el estigma de homosexual, el miedo latente en las sociedades y la propagación por medio de las redes sociales. Al público le gustó mucho la película.

José María "Cote" Romero

Director - Llamale H

EL AFECTO BAJO SOSPECHA

 

Al director Ventura Pons le ha salido una película concisa y precisa, que pone el dedo en la llaga de un presente donde cada gesto puede ser una acusación. 

 

En una entrevista concedida en 2005, Todd Solondz, cineasta que ha explotado a conciencia las ambivalencias de la elevación del pedófilo a gran monstruo social de nuestros tiempos, declaraba: “Es importante que todo tipo de abusos infantiles salgan a la luz, pero, al mismo tiempo, todo este proceso provoca un daño irreversible en la psique colectiva que afecta a toda relación entre adultos y niños. Si quisiera ofrecerme como monitor de boy scouts, me mirarían de una manera muy rara. Y eso es un triste comentario a la realidad de la cultura de nuestros días: ya no podemos relacionarnos cómodamente con un niño sin convertirnos, automáticamente, en algo inapropiado”.

 

Sobre ese territorio resbaladizo levantó el dramaturgo Josep Maria Miró El principi d’Arquímedes, obra galardonada con el premio Born de Teatre en 2011 y que tuvo su gran puesta de largo en el festival Grec de Barcelona al año siguiente. Ambientada en el interior de las instalaciones de una piscina municipal a lo largo de una única jornada, la pieza describía la implacable intoxicación (moral) colectiva a partir de un gesto aparentemente inocuo, pero susceptible de caer en el más destructivo de los malentendidos: el beso en los labios de un monitor de natación a un niño atemorizado antes de lanzarse al agua. Ventura Pons ha convertido la obra de Miró en El virus de la por, utilizando muy acertadamente al mismo reparto que la estrenó en escena.

 

El cineasta se ha acercado, pues, al material de partida con un marcado empeño de fidelidad, pero buscando, al mismo tiempo, sutiles recursos de lenguaje para reforzar la funcionalidad de la brillante estructura del original, compuesta por constantes saltos atrás en el tiempo que contextualizan escenas previas y, con ello, establecen un sofisticado juego con la percepción del espectador. Pons, así, transforma lo que en el ámbito teatral eran pequeños cambios en la orientación del decorado en contrastadas colocaciones de la cámara que dejan claro que, en la base del conflicto, todo es cuestión de punto de vista. La historia avanza, de este modo, alternando trazos insignificantes que, al rato, se cargan de potencial sospechoso y viceversa, convirtiendo a todo espectador en cómplice pasivo del linchamiento (o la redención) de una figura central –Jordi, el monitor acusado de pedofilia- que, en la obra de Miró, ya se mostraba como figura esencialmente problemática, llena de aristas y puntos conflictivos, pero no por ello necesariamente culpable de lo que se le imputa.

 

A Pons le ha salido una película concisa y precisa, que pone el dedo en la llaga de un presente donde cada gesto puede ser acusación y todos vivimos en un estado de vigilancia auto-gestionado, con flamantes herramientas de interacción social para el linchamieno.

Jordi Costa

El País

Una canya de relat sobre com ens estem convertint en cada cop més imbècils. Déu meu, quanta veritat!

THOMAS SPIEKER.

FILM PRODUCER.

L'argument és molt impactant, ja que, més enllà del tema de l'assetjament sexual i els testimonis d'infants, es discuteix el tema universal de les paranoies col.lectives. Un dels primers llibres que vaig llegir als Estats Units, als 17 anys, fou "The Crucible", d'Arthur Miller, qui sota el relat històric de la crema de bruixes a Massachusetts al segle XVII, parlava de la persecució de sospitosos de comunisme a l'era del senador McCarthy. Avui els Estats Units també està sotmés a la dictadura de la correcció política i de la sospita quan algú és acusat d'insinuacions (i no diguem ja d'accions) sexuals. Ho he vist d'aprop en un parell d'ocasions i normalment és el final de la carrera acadèmica de l'acusat.

JOAN-RAMON RESINA

STANFORD UNIVERSITY. PALO ALTO, CALIFÒRNIA, USA

M’ha agradat molt.  Has escollit un tema o varis temes molt candents.  Suposo que has anat seguint el que ha anat sortint a la llum a la Gran Bretanya pel que fa a casos com els del Jimmy Saville o l’escàndol de Westminster amb el grup secret de pedòfils que s’hauria estat amagant durant molts anys.Fets com aquests, el cas del Saville (que va arribar a ser Sir) és monstruós, han generat aquesta por descontrolada que ha portat a la gent a comportar-se de manera irracional, com tu molt bé descrius a la teva pel·lícula, que en aquest aspecte em recorda una mica a Fury del Fritz Lang. Has obtingut una molt bona interpretació dels dos leads, especialment de la Roser Batalla, la seva expressió mostra molta tristesa i dubte.

 La manera com trenques la narrativa lineal m’ha agradat i el final obert també.  La societat ha canviat molt i ho continuarà fent, de vegades endavant, de vegades endarrere.  En front del dubte es prefereix culpar una persona que pot ser innocent quan el més correcte seria mantenir la presumpció d’innocència en tots casos. Continues retratant molt bé l’ànima humana!

RAMON LAMARCA

LONDON UK

VIRUS OF FEAR iS very powerful. The performance from the main woman is excellent and very finely nuanced. She’s a good actress and communicates a great deal by doing very little  You’ve made an eloquent and thought provoking piece about the dangerous ambiguity of misunderstanding and prejudice. As so often in your work, you achieve a very concentrated focus which is very engaging. I hope it wins the success it deserves!

PEGGY SMITH

NEW YORK UNIVERSITY. USA

No te desenganchas ni un momento  del tema, esta muy bien que apenas  salga la cámara de las instalaciones de la piscina. Es muy respetuosa con el texto original de la obra y como en ella, esta muy bien que no se resuelva al final, el precedente mas claro de tu pelicula es La caza y allí Thomas Vintenberg mete la pata al aclarar el equivoco.. por lo que te sales descansado después de verla, en la tuya cuando acaba la pelicula la angustia es todavía mayor porque te imaginas  20 finales y todos horribles... los planos elevados y la música del final, un gran acierto. 

Esta muy bien interpretada, montada y por supuesto dirigida, muy pulcra, pero como siempre contigo con algún plano arriesgado y novedoso ( la toma desde la escalera, cuando el protagonista sale  de los vestuarios.. etc, etc). Esta muy bien que el protagonista de la sensación de estar sólo en el mundo no tiene donde agarrarse, con lo cual su tragedia es mayor... tiene gestos de niñato que lo hacen muy creíble...ella estupenda y el padre.. todos muy bien dirigidos, los planos-contraplanos muy bien manejados... Creo que va a funcionar muy bien.

RICARDO RAMON

CCEB URUGUAY

¡Menudo sorpresón! Mi impresión es que tu estilo está muy marcado tanto por el uso de planos, como la repetición, diferentes perspectivas de la misma historia (que encaja a la perfección con el tema de la difamación y deformación de la historia en las redes sociales, un virus que invade sin control ni límites de perspectiva). La simbología del agua y de los sueños recalca esto todavía más. Los actores me han parecido espectaculares. La visión del cuerpo masculino ni te cuento, sobre todo porque todos los ojos están en Jordi y sólo en él y su papel como objeto/sujeto de deseo es muy creíble gracias a su físico y su ‘swagger’. El tema de la sexualidad también da para mucho. La de Héctor aún más. Y la de los niños. La niña y las madres celosas y deseosas. Me parece un guión muy bueno y, sobre todo, que habla sin miedo de algo que crea verdadero pánico social, muy bien reflejado en los padres.

SANTIAGO FOUZ-HERNÁNEZ

DURHAM UNIVERSITY. UK

VIRUS OF FEAR, me ha encantado. Has logrado crear un ambiento de miedo y inseguridad, y los actores estan fenomenales. Los interiores claustrofóbicos, el sentido de no saber donde existe la verdad, y el final donde no se cierra el asunto fácilmente. Has logrado algo muy especial. Enhorabuena.

MARÍA DELGADO

QUEEN MARY UNIVERSITY. LONDON UK

'El virus del miedo': ¿Quién puede tocar a un niño?

 

El principio de Arquímedes fue uno de los acontecimientos de la cartelera teatral hace tres años, un éxito de Josep Maria Miró que ha tenido versiones en San Petersburgo, Buenos Aires o Londres. Con semejante carrerón era lógico que acabara por llamar la atención del cine, en este caso de Ventura Pons.

 

La versión de Pons, con otro título -más evidente respecto al asunto del que trata- , ha contado con la colaboración de Miró en el guion, y para estrechar todavía más los lazos entre obra y película, los protagonistas son prácticamente los mismos que los del montaje teatral. Ventura Pons subraya en El virus del miedo el estado de sospecha permanente en el que vivimos, y habla de una sociedad donde la calumnia florece en las redes sociales. Como la obra, la película se pregunta sobre el estado de sobreprotección infantil (o no) en el que pueden vivir los niños por parte de unos progenitores en estado de culpabilización permanente, al mismo tiempo que señala la posible dictadura infantil sobre los mismos. Anna, directora de un club de natación (Roser Batalla), pide explicaciones a Jordi (Rubén de Eguía) cuando unos padres se quejan del exceso de cariño que, según ellos, concede el monitor a uno de sus pupilos.

 

Así arranca el drama. Y hasta ahí llega el comentario social, que conserva la evidente sensibilidad para la realidad del periodista que fue Miró antes de dedicarse al teatro. Pero la sugerente película de Ventura Pons va más lejos y constata, con los mecanismos de la tragedia, cómo el valor de los hechos depende del ojo del que mira y también del altavoz que lo propaga: vivimos en tiempos de Facebook y de Twitter, que no olvidan. El director afronta la adaptación con la sabiduría que le dan 26 largos a sus espaldas. Pero también con su habitual necesidad de ver claro. Por eso es un magnífico documentalista. …..

 

Pons narra con movimientos de cámara, que domina, llenos de expresividad. Confiado en su conocimiento de la narrativa (menos ese patinazo de unos genitales masculinos, imagen gratuita y a destiempo)… Hace del resultado final algo así como un drama sin recovecos ni harmónicos, sin resonancias. Drama de línea clara. Lo que ves es lo que hay, ni más ni menos...Tiene Pons el buen gusto de no mostrar el hecho que desencadena la tragedia, hay que reconocerlo. Así cada uno acaba por juzgar, aunque Facebook acabará por juzgarnos a todos.

Salvador Llopart

La Vanguardia

Please reload

 
EL VIRUS DE LA POR 

MONTRÉAL (Quebec) Festival des films du monde

Festival Internacional Bogotà (Colòmbia)

LOS ANGELES i Denver University (USA)

Istambul Film Festival (Turquia)

Santo Domingo (República Dominicana)

Festival Zinegoak de Bilbao (Espanya)

Guatemala, La Antigua Guatemala, Quetzaltenango y Escuintla (Guatemala)

FIC-CAT (Roda de Berà)

Quito (Ecuador)

 Piriapòlis ( Uruguai)

Santiago MOVLH ( Xile)

Cambridge ( Regne Unit)

Santo Domingo Outfest ( República Dominicana)

LesGaiCineMad ( Espanya)

Halifax ( Canadà)

La Cinémathèque québécoise of Montreal (Canadà)

Outfest Lima (Perú)

LGFEST (Panamá)

ICA Londres (Regne Unit)

Llamale H Film Festival (Uruguai)

 
EL VIRUS DE LA POR